Colaboración de Manuel Martín-Vivaldi: “A contracorriente”

Mi impresora Canon Pixma ip2200 había decidido pararse con un mensaje que parecía indicar un fallo lógico por el uso de cartuchos de tinta: “el dispositivo de absorción de tinta sobrante está lleno”.

Servicios técnicos preguntados, búsqueda de ayudas de manual de instrucciones, o en la web me indican que no es una avería que tenga solución programada. Pienso entonces en que lo que esté programada sea la obsolescencia del producto.

Ya había leído que con frecuencia las impresoras están preparadas para estropearse tras un nivel concreto de uso, y me pregunto si al ser el problema de saturación de tinta escapada podrá arreglarse limpiándola. Quité la esponja efectivamente llena de tinta, limpié los fondos de la impresora y a pesar de estar ya todo limpio seguía con la misma historia

Acudí esta tarde a Víctor de Documedia, él sabe que la irracionalidad me cabrea, yo sé que me va a explicar con sinceridad lo que sabe del tema y si puede me va a ayudar a resolverlo. Aunque discutimos un poco sobre si esto es obsolescencia programada o no y si es lógico que suceda, me busca la solución, no hay más que “resetear” la impresora pues duda que una impresora barata tenga un sensor de niveles de tinta…, probablemente sólo sea un contador de páginas que estima cuándo debe pararse… sólo hay que buscar en algún blog cómo se resetea, efectivamente localiza una receta de la web para hacerlo, ¡que funciona!, y la impresora imprime con la misma calidad de siempre!.

Luego he visto más recetas, a cuál más ridícula (diversas combinaciones de alternancia de presionar botón de encendido, con o sin retirada del cable de electricidad), en definitiva formas de volver loca a la memoria macabra del aparato para que no recuerde si ha superado el nº de páginas que está autorizada a imprimir por el precio barato con que la venden (si no contamos lo que cuestan los cartuchos, que por cierto vienen rellenos de aire, no de tinta, no sé si habéis abierto alguno, ¡yo sí!).

No soporto que me obliguen a tirar lo que aún puede funcionar. Aunque sea tan barata que no “merezca la pena” arreglarla (por el precio), lo prefiero con tal de no tener que generar este tipo de basura que se come al mundo, hay que salir de la condena del material “de un solo uso”, cobradnos por arreglar los aparatos y que ese sea vuestro negocio, no nos obliguéis a reemplazar y tirar.

Gracias Víctor por ayudarme (además sin cobrarme) a evitar entrar en ese juego sucio. Si a esto no le podemos llamar obsolescencia programada será en todo caso porque no hay ninguna pieza del aparato que realmente haya quedado obsoleta, todas siguen sirviendo, no han calculado su resistencia para que realmente ninguna se rompa, no hace falta, en la informática es más fácil, basta con indicarle al aparato en sus archivos de funcionamiento cuándo debe pararse, o no actualizar las versiones de los controladores a las nuevas versiones de los sistemas operativos que nos llevan a la carrera…

Manuel Martín-Vivaldi

Anuncios

Odisea al instalar Windows 8 y Ubuntu en Sony Vaio

Sony VaioHola amigos, hoy queremos compartir con vosotros nuestra experiencia a la hora de intentar realizar la instalación de la instalación de Windows 8.1 y Ubuntu en un Sony Vaio.

Aparentemente, era algo sencillo, seguir el procedimiento habitual y listo! Pero nos hemos encontrado con algunas sorpresas que han hecho todo se complique y se convierta en un odisea inesperada.

Empezamos de la forma habitual: para instalar Windows 8 y Ubuntu con BIOS tipo UEFI hacemos las particiones de Windows de manera normal, ya que automáticamente nos creará las particiones necesarias para funcionar. En Ubuntu por su parte sí que tenemos que dejar las particiones así:

  • 250 MB –> Arranque EFI
  • X GB –> /
  • X GB –> /home
  • 1 GB –> Swap (depende de la memoria de nuestro equipo, la regla es el doble de lo que tengamos de RAM, pero a partir de un 1GB de RAM pongo como SWAP 1GB).

Al terminar la instalación nos pide un reinicio. Reiniciamos y GRUB nos da a elegir entre los dos Sistemas Operativos. El siguiente paso después de la instalación de Ubuntu es actualizar el sistema, por lo que nos descargamos las últimas actualizaciones y las instalamos.

Nos vamos a W8 y GRUB sigue cargando perfectamente. Todo bien.

Actualizamos ahora W8 para poder pasarlo a Windows 8.1. Vamos a instalar también todos los drivers del equipo y empiezan los problemas: nos encontramos con un dispositivo que no se instala. Probamos con los distintos drivers que ofrece Sony en su página de soporte y ninguno es.

Para encontrarlo tenemos que buscar el ID del dispositivo en el “Administrador de Dispositivos”. Al buscar en Google conseguimos averiguar que se trata de un controlador de Intel para NFC. Con tan solo poner en Google “intel nfc sony” pudimos descargar el correcto, eso sí, después de horas de investigación…

Nos ha dejado un mal sabor de boca el hecho de que Sony no provea soporte de éste controlador de forma directa, aunque más adelante nos encontramos con otro de los problemas del Vaio bastante más importante…

Después de instalar las actualizaciones tenemos que volver a reiniciar el sistema. Al arrancar de nuevo vemos que accede directamente a W8, sin pasar por GRUB. Lo más normal es pensar que Windows ha roto GRUB y para solucionarlo arrancamos con un LiveCD y así reparar GRUB. Para ello podéis seguir este enlace de la guía Ubuntu:

http://www.guia-ubuntu.com/index.php/Recuperar_GRUB

No conseguimos nada pues no nos deja reparar GRUB. Tenemos que volver a instalar ambos sistemas operativos ya que no tenemos más opciones disponibles. Esta vez usamos la BIOS en modo Legacy.

Hablando de la la BIOS. Una de las primeras cosas que buscamos fue una actualización para la misma pero ya estaba en su última versión… Así de simple, se trata de una BIOS básica y muy limitada de opciones… está claro que Sony no ha pensado en la eventualidad de instalar Linux en sus equipos.

Nos ponemos a instalar W8 con la BIOS en modo Legacy y realizando las particiones como siempre se han hecho.
Una vez tenemos instalado W8 pasamos a instalar Ubuntu en el espacio libre que hemos dejado para él. Cuando vamos a definir las particiones nos encontramos que detecta el disco sin ninguna partición… Analizamos la situación y vemos que Ubuntu nos detecta el disco con tabla de particiones GPT y al estar instalado Windows MBR en su tabla de particiones no lo detectaba correctamente.

Al final la opción que tuvimos que hacer fue arrancar con un LiveCD! Mediante Gparted creé una nueva tabla de particiones MS-DOS y especifiqué todas las particiones. Luego instalamos Windows y Ubuntu sin ningún problema, todo con BIOS en modo Legacy.

W8 contra LinuxLa culpa de todos los problemas lo tenía esto:

http://www.muycomputer.com/2014/03/26/windows-8-acaba-con-linux

Según dicho artículo con la opción de reparar GRUB sería suficiente, pero en nuestro caso no ha funcionado, por lo que hemos tenido que seguir este proceso tan largo y tedioso.

Y hasta aquí por hoy. Esperamos que esto ayude a quien pretenda enfrentarse a la instalación de software libre en portátiles con Windows 8.1.

Nuestro consejo: hasta que no se sepa que actualización concretamente “se carga” el Grub, desconectar actualizaciones automáticas en Windows 8.1

Un caso real: impresora HP en España con cartuchos latinoamericanos

Hola a todos.

Hoy os vamos a comentar un caso verídico que hemos tenido la oportunidad de observar en Documedia y que dice mucho de las prácticas que realizan algunos grandes almacenes y fabricantes para poder mantener los márgenes comerciales.

impresora HP 1050ALlega una chica pidiéndonos cartuchos para una impresora HP 1050A, que son los cartuchos que más vendemos. Le ofrecemos el cartucho 301XL negro que es el adecuado para esa impresora. Nos lo paga y tan felices todos… ¿o no?… A la hora vuelve comentándonos que la impresora no le reconoce el cartucho. Le decimos que posiblemente haya un error en el modelo de la impresora, puesto que siendo un cartucho original, es prácticamente imposible que venga mal. Ella, convencida de que había hecho algo mal, se lleva de nuevo el cartucho y lo vuelve a probar… ¡Pero nada! Sigue sin reconocerlo. Le cambiamos el cartucho por si realmente tuviera algún error de fabricación y se lo vuelve a llevar. Al día siguiente nos trae la impresora: el segundo cartucho original tampoco lo ha reconocido.

Abrimos la tapa de la impresora y… ¡¡sorpresa!! no lleva los cartuchos 301 sino unos con el número 122. Sorprendidos por este hallazgo buscamos en internet y nos enteramos que este tipo de cartuchos son los que se venden en Latinoamérica para este modelo de impresora.

   Cartucho 301 XL HP             cartucho 122 XL HP

Atónitos, lo único que alcanzamos a pensar es: “ya está, ella ha comprado la impresora en algún país de Latinoamérica y se la ha traído a España”, pero qué raro hacer tan largo viaje con una impresora que no pasa de los 55 euros. La llamamos y nos contesta que de eso nada, la ha comprado en un centro comercial de Granada donde no son “nada de tontos”.

Intentamos buscar en internet una solución para esto, cambiando el firmware o algo así, pero no encontramos nada. En la página web de HP el único remedio que te dan es comprar sus cartuchos 122 (que en España no se venden).

En fin, llamamos a la clienta y le contamos lo sucedido… así que, con toda su paciencia, se lleva la impresora a la tienda donde la había comprado. Días más tarde, aún no le habían dado solución pero le explicaron que había habido un error de distribución y un pedido para Latinoamérica había terminado, no se sabe cómo, en Granada.

Después nos hemos enterado que esta cadena no tiene tiendas en Latinoamérica.

Así que el caso nos resulta todavía más “misterioso”.          silueta Alfred Hitchcock

No sabemos cómo habrá terminado esta película y tampoco sabemos si HPestará al tanto, pero, desde aquí queremos denunciar este tipo de prácticas empleadas por algunas cadenas con el afán de sacar un beneficio mayor en productos que no lo tienen para poder mantener la enorme maquinaria de ventas de las que viven.

Y sobre todo en estas fechas, cercanas a la Navidad, invitamos a comprar con responsabilidad, sin dejarnos llevar por ofertas gancho que suelen venir acompañadas de algún quebradero de cabeza añadido.

Documedia en Navidad

Obsolescencia programada (o no…)

ImagenSe denomina obsolescencia programada u obsolescencia planificada a la determinación, la planificación o programación del fin de la vida útil de un producto o servicio, de modo que tras un período de tiempo calculado de antemano, dicho producto o servicio se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible.

Partimos de esto, de la definición de obsolescencia programada y sabiendo a ciencia cierta que ésta existe y se practica reitradamente por los grandes fabricantes.

Imagen

Este tipo de estratagemas existen, unas veces son más evidentes y otras menos, pero lo cierto es que a menudo nos encontramos con que diferentes productos tienen una vida útil menor de lo que esperamos o deseamos. ¿Nos estamos acostumbrando los consumidores a que esto sea así? Ya damos por hecho que cuando compramos un producto determinado nos durará unos meses-años y que después tendremos que sustituirlo, pero… ¿La causa de todo es la obsolescencia programada?

Nuestra opinión es que no. A pesar de todo esto, no podemos achacar la poca vida útil de algunos productos a la obsolescencia programada. En muchos casos, queremos comprar productos baratos o con alguna “tara” y después pretendemos que nos duren lo mismo (o más…) que otros que quizá tienen un precio más elevado.

Nuestro mercado se está viendo invadido por fabricantes y por comerciantes que distribuyen productos fabricados con componentes de baja calidad, reduciendo costes y precio de venta.

La mayor parte de las veces no tiene nada que ver con su cuenta de resultados, sino con la presión que nosotros, los consumidores, ejercemos sobre los productos que salen al mercado, demandando siempre un mejor precio sin pararnos a valorar la procedencia o calidad de los mismos. Funcionarán correctamente durante un tiempo, pero es muy posible que más pronto que tarde dejen de hacerlo. ¿Obsolescencia programada? ¡No! Productos baratos que llegan hasta donde llegan.

Como decíamos antes, la obsolescencia programada existe, pero no lo es todo, sencillamente a veces también adquirimos productos de baja calidad, aunque pretendamos creer que son iguales que otros…

Imagen

Desde aquí animamos a repensar la estrategia de compra a la que nos vemos sometidos, comprar más con la cabeza y menos con el impulso. Asesorarnos bien, planteando cuáles son nuestras necesidades y buscando el mejor producto que pueda cubrirlas, cuidando no sólo el precio sino también la calidad y el servicio postventa que se nos ofrece. Así lograremos una vida útil que aumentará nuestra satisfacción con el producto, evitaremos colaborar con empresas que utilicen técnicas de producción poco éticas y cuidaremos del medio ambiente.Imagen

¿Cómo tener “casi” un Macpro por 400 euros?

Seguro que habréis oído decir un montón de veces…

¡¡¡¡ Me voy a comprar un MAC!!!!

O quizá, vosotros mismos lo habréis dicho alguna vez, sobre todo después de haber pillado el último virus de la policía, bomberos, guardia civil, o algún otro cuerpo de seguridad del estado…

Y es que los grandes enemigos del PC con Windows son precisamente ellos, LOS VIRUS. Además, el sistema operativo de Microsoft sufre bastante cuando lleva largo tiempo instalado, volviéndose torpe y lento.

Bien, pues una solución ideal para todo esto es comprarse un bonito MAC por unos 1.300 euros y tener un sistema operativo cerrado, estable y blindado a virus. Y llegamos al “pero”: con este cambio perderemos también una enorme cantidad de aplicaciones libres o antiguas que ya teníamos funcionando.

Claro que esto es así cuando le dejamos el sistema operativo MACOS que lleva instalado de serie.

Mucha gente lo que hace cuando realmente cuando ve las limitaciones de software de su nuevo ordenador es crear una partición aparte e instalar Windows, o virtualizarlo dentro del mac…… !!!!nooooooo!!!! Entonces tenemos un PC a precio de MAC y bienvenidos los virus, la lentitud de sistema y todos los problemas que hemos querido evitar con ésta inversión. Así que, si necesitamos SÍ o SÍ los programas que tenemos de Windows y no queremos aprender herramientas y programas nuevos, debemos comprar un PC e instalar el mejor antivirus que nuestra economía nos permita.

Pero si podemos prescindir de utilizar los programas Windows o queremos evolucionar hacia programas nuevos, fáciles de manejar y robustos, la elección que nosotros proponemos es: instalar Ubuntu. Este sistema operativo ha evolucionado hasta convertirse en un sistema fácil de instalar, fácil de manejar, compatible con casi todo el hardware y con una lista de aplicaciones enorme, todas ellas GRATIS, bastante similar al ya conocido Android.

Dicho esto nuestra propuesta es comprarse un portátil con prestaciones modestas de 400 euros aproximadamente, y después de crear los discos de sistema de Windows por si no nos convence el cambio, acceder a la página web de Ubuntu y descargarnos la última versión en 64bits de éste sistema operativo (Recomendamos dejar alguna donación para que este proyecto siga creciendo como hasta ahora, pero eso lo dejamos a criterio del usuario):

http://www.ubuntu.com/download/desktop/questions?distro=desktop&bits=64&release=lts

Tiene un asistente muy sencillo de instalación, similar a Windows o Mac y, en unos 15 minutos, ya tenemos un equipo con las principales aplicaciones instaladas: internet, redes sociales, reproductor de música y video, ofimática compatible con office, etc… libre de virus, muy estable y muchísimo más rápido de lo que corría Windows en el mismo equipo.

tumblr_mg4f62N6id1qdtjvlo1_500

Luego, si queremos le pintamos una manzana mordida y… ¡ya está!, funcionamiento de Mac a precio minúsculo de PC.   

Probarlo y nos contáis, seguro que nos dais la razón.

Windows 8: Lo quiero… No lo quiero…

Imagen

Hoy queremos hablaros del novedoso sistema operativo de Microsoft: Windows 8.

Nos parece curioso que, aunque acaba de aterrizar y ya tiene muchos más detractores que fans. ¿A qué se debe?

En Documedia, disfrutamos de una situación privilegiada para observar el nacimiento de “la criatura” ya que desde el anuncio definitivo de su lanzamiento a finales de 2012, casi todos los PC que se comercializan vienen con éste sistema.

Lo primero que “echa para atrás” cuando lo pones en marcha es la petición de tu cuenta de correo de Microsoft: Hotmail, skype u Outlook. Esto se hace para poder sincronizar todos los servicios: Skydrive, Facebook, etc… con tu ordenador tal como lo hace Android desde el momento de su alumbramiento. En cualquier caso, se puede saltar éste paso e iniciar el equipo con una cuenta local como hasta ahora, para posteriormente, abrir los servicios que queramos.

Pero la gran dificultad con la que se están encontrando los usuarios que abren por primera vez éste sistema es una interface nueva y completamente extraña en lugar de nuestro “manoseado” escritorio y botón de inicio. En éste punto, queremos recordar que Android (el sistema operativo que más crece actualmente) era un completo desconocido hace 4 o 5 años y su interface “casualmente” bastante parecida a la actual de Windows 8, no obstante casi todo el mundo alabó su facilidad de uso y su manejo tan intuitivo.

Claro, desde el lanzamiento de Windows 95 hace casi 20 años nadie había tenido que cambiar sustancialmente la forma de trabajar con el sistema de Microsoft y encontrarnos de repente una pantalla que nos recuerda más a un móvil que al sistema que llevamos tanto tiempo viendo en PCs y portátiles “echa para atrás”….

¿Dónde están mis documentos? ¿Dónde está MIPC? ¿Dónde se apaga esto?…. ¡Por Dios!

Realmente nuestra opinión es que quizá Microsoft se ha adelantado demasiado al cambio a pantallas táctiles, empujado por Android e IOS, pero el mercado no le ha seguido.

En nuestro caso vendemos 1 equipo táctil por 20 no táctiles, aunque el precio de los primeros ha bajado bastante en los últimos 3 meses.

Pero todo tiene solución… Nos dimos cuenta desde la primera instalación que el cliente pedía un cambio más pausado, así que, prácticamente sin buscar, nos topamos con CLASSICSHELL, herramienta que nos permite “rescatar” nuestra antigua interface de Windows 7, Vista e incluso XP, a la par que nos respeta la nueva de Windows 8.

Así que podemos seguir trabajando como lo hacíamos hasta ahora y explorar las nuevas posibilidades del nuevo sistema.

Hemos comprobado que el usuario que tiene instalada ésta herramienta habla maravillas de Windows 8: que es más rápido, que es mucho más seguro, que está todo más integrado en Internet… Opinión  que dista mucho del que no la tiene.

Los ingenieros de Microsoft también han palpado éste malestar y se han puesto manos a la obra para lanzar en noviembre una “superactualización” que vendrá a corregir prácticamente todo esto, incluyendo un botón de inicio.

Así que no os preocupéis ni hagáis caso de agoreros, ya que Windows 8 ha venido para  quedarse y, en poco tiempo, cuando encendamos un PC, portátil, móvil o tablet, veremos los mismos iconos, lo que supone una enorme ventaja.

Mantén tu portátil a una óptima temperatura: la importancia de la refrigeración

Cada día está más normalizado el uso de ordenadores portátiles, dejando en la mayoría de los casos, el uso de ordenadores de sobremesa para los lugares de trabajo casi exclusivamente.

Uno de los problemas que más se da en el uso de estos equipos, es el sobrecalentamiento de los mismos, en muchas ocasiones, provocado por el mal uso que le damos.

¿Quién de nosotros no ha utilizado su portátil en el sofá? ¿o en la cama? ¿o se lo ha puesto encima de las rodillas?

Todos lo hemos hecho alguna vez y de esta forma y sin darnos cuenta, utilizamos el equipo taponando las rejillas de ventilación, lo que suele producir  un sobrecalentamiento, que a la larga provocará una avería o una bajada del rendimiento de nuestro equipo.

Así que, el  primer consejo que desde este blog os queremos dar, es utilizar siempre el portátil en una superficie adecuada y cuidando que las rejillas de ventilación no estén obstruidas.

Pero hay más. Otra cuestión muy importante es la realización de un mantenimiento adecuado del sistema de refrigeración de nuestro ordenador.

Nos explicamos…                                   DSC_0002 [640x480]

A pesar de que seamos cuidadosos con nuestro equipo siempre será necesario realizar una limpieza periódica de los ventiladores, ya que los portátiles absorben una gran cantidad de polvo y pelusas, que debido al tamaño reducido del ordenador, se acumulan con facilidad impidiendo que se produzca una correcta refrigeración.

Otra cuestión a tener en cuenta es el deterioro de la silicona térmica. La silicona térmica es una masilla con partículas de plata que ajusta perfectamente los disipadores, que en su gran mayoría son de cobre, con la superficie de los procesadores, tanto CPU como gráficos.

008

Esas dos superficies que se van a unir, tienen pequeñas irregularidades que hacen que el calor no disipe perfectamente en toda la superficie. Esta función la cumple la silicona térmica, igualando las irregularidades de forma que se consiga una disipación del calor perfecta.

Cuando la silicona térmica está sometida durante un período de tiempo al calor, se agrieta y deja de cumplir su función, por lo que ha llegado el momento de sustituirla.

Por tanto, las claves para un óptimo mantenimiento del sistema de ventilación de nuestro portátil son:

  •  Realizar un uso correcto del mismo
  •  Limpiar periódicamente los ventiladores
  •  Sustituir, también de forma periódica, la silicona térmica

En el caso de los ordenadores portátiles, no se debe utilizar el aire comprimido para la limpieza interna del equipo, ya que lo que hace es mover la suciedad pero no se consigue eliminarla. La forma correcta de limpiar el sistema de refrigeración es desmontarlo completamente, lo que en muchos casos supone desmontar el equipo entero. Por este motivo, esta operación la debe realizar un servicio técnico especializado y que nos dé una total garantía.

Nosotros recomendamos que aproximadamente una vez al año se limpie el sistema de refrigeración y se sustituya la silicona térmica. Este período de tiempo variará en función del uso que le demos a nuestro equipo y de los lugares en los que lo utilicemos, ya que puede estar más o menos expuesto a polvo o a altas temperaturas.

Con esta sencilla operación, garantizaremos una mejor conservación de nuestro equipo, dotándolo de una vida útil mucho más larga y totalmente en forma.

IMG-20130704-WA000