Odisea al instalar Windows 8 y Ubuntu en Sony Vaio

Sony VaioHola amigos, hoy queremos compartir con vosotros nuestra experiencia a la hora de intentar realizar la instalación de la instalación de Windows 8.1 y Ubuntu en un Sony Vaio.

Aparentemente, era algo sencillo, seguir el procedimiento habitual y listo! Pero nos hemos encontrado con algunas sorpresas que han hecho todo se complique y se convierta en un odisea inesperada.

Empezamos de la forma habitual: para instalar Windows 8 y Ubuntu con BIOS tipo UEFI hacemos las particiones de Windows de manera normal, ya que automáticamente nos creará las particiones necesarias para funcionar. En Ubuntu por su parte sí que tenemos que dejar las particiones así:

  • 250 MB –> Arranque EFI
  • X GB –> /
  • X GB –> /home
  • 1 GB –> Swap (depende de la memoria de nuestro equipo, la regla es el doble de lo que tengamos de RAM, pero a partir de un 1GB de RAM pongo como SWAP 1GB).

Al terminar la instalación nos pide un reinicio. Reiniciamos y GRUB nos da a elegir entre los dos Sistemas Operativos. El siguiente paso después de la instalación de Ubuntu es actualizar el sistema, por lo que nos descargamos las últimas actualizaciones y las instalamos.

Nos vamos a W8 y GRUB sigue cargando perfectamente. Todo bien.

Actualizamos ahora W8 para poder pasarlo a Windows 8.1. Vamos a instalar también todos los drivers del equipo y empiezan los problemas: nos encontramos con un dispositivo que no se instala. Probamos con los distintos drivers que ofrece Sony en su página de soporte y ninguno es.

Para encontrarlo tenemos que buscar el ID del dispositivo en el “Administrador de Dispositivos”. Al buscar en Google conseguimos averiguar que se trata de un controlador de Intel para NFC. Con tan solo poner en Google “intel nfc sony” pudimos descargar el correcto, eso sí, después de horas de investigación…

Nos ha dejado un mal sabor de boca el hecho de que Sony no provea soporte de éste controlador de forma directa, aunque más adelante nos encontramos con otro de los problemas del Vaio bastante más importante…

Después de instalar las actualizaciones tenemos que volver a reiniciar el sistema. Al arrancar de nuevo vemos que accede directamente a W8, sin pasar por GRUB. Lo más normal es pensar que Windows ha roto GRUB y para solucionarlo arrancamos con un LiveCD y así reparar GRUB. Para ello podéis seguir este enlace de la guía Ubuntu:

http://www.guia-ubuntu.com/index.php/Recuperar_GRUB

No conseguimos nada pues no nos deja reparar GRUB. Tenemos que volver a instalar ambos sistemas operativos ya que no tenemos más opciones disponibles. Esta vez usamos la BIOS en modo Legacy.

Hablando de la la BIOS. Una de las primeras cosas que buscamos fue una actualización para la misma pero ya estaba en su última versión… Así de simple, se trata de una BIOS básica y muy limitada de opciones… está claro que Sony no ha pensado en la eventualidad de instalar Linux en sus equipos.

Nos ponemos a instalar W8 con la BIOS en modo Legacy y realizando las particiones como siempre se han hecho.
Una vez tenemos instalado W8 pasamos a instalar Ubuntu en el espacio libre que hemos dejado para él. Cuando vamos a definir las particiones nos encontramos que detecta el disco sin ninguna partición… Analizamos la situación y vemos que Ubuntu nos detecta el disco con tabla de particiones GPT y al estar instalado Windows MBR en su tabla de particiones no lo detectaba correctamente.

Al final la opción que tuvimos que hacer fue arrancar con un LiveCD! Mediante Gparted creé una nueva tabla de particiones MS-DOS y especifiqué todas las particiones. Luego instalamos Windows y Ubuntu sin ningún problema, todo con BIOS en modo Legacy.

W8 contra LinuxLa culpa de todos los problemas lo tenía esto:

http://www.muycomputer.com/2014/03/26/windows-8-acaba-con-linux

Según dicho artículo con la opción de reparar GRUB sería suficiente, pero en nuestro caso no ha funcionado, por lo que hemos tenido que seguir este proceso tan largo y tedioso.

Y hasta aquí por hoy. Esperamos que esto ayude a quien pretenda enfrentarse a la instalación de software libre en portátiles con Windows 8.1.

Nuestro consejo: hasta que no se sepa que actualización concretamente “se carga” el Grub, desconectar actualizaciones automáticas en Windows 8.1